mayo 2018
#contencióndigital #enablingIT #personalanalitycs #agile

Imagen 1. Superposición del estudo de las rutinas diarias de personas creativas relevantes, junto a un estudio del uso de los teléfonos inteligentes a lo largo del dia. Fuentes:  the daily routines of famous creative people  tools to compare estimates and real-world smartphone use

A lo largo de la historia, la correspondencia escrita ha sido una útil herramienta de comunicación y de intercambio de ideas. En su máximo exponente encontramos las cartas remitidas entre escritores o artistas, como por ejemplo, la correspondencia entre Cezanne y Emile Zola o el extenso Epistolario de Unamuno recientemente recopilado y publicado.

Podemos imaginar estar conversaciones, pautadas por los tiempos de espera entre emisor y receptor, y también podemos imaginar el esfuerzo de redacción, donde la selección y síntesis de la información sería crucial para centrar el foco de la discusión.

La situación opuesta la encontramos en la actualidad. Los canales de comunicación son múltiples e instantáneos, el envío y la recepción es prácticamente en directo y la contestación se espera igualmente en instantes. La reflexión sobre la idoneidad de enviar una correspondencia, prácticamente no se plantea, ya que “no cuesta nada” realizarla.

Ya en 2005, Bill Gates escribe un artículo titulado The New World of Work señalando el lastre a la productividad que supone la “sobrecarga de información” y que es uno de los mayores retos en los ámbitos laborales. Como ejemplo señala que un trabajador tipo dedica un 30% de su jornada en la búsqueda de información para desarrollar su trabajo y recibe 10 veces más correos electrónicos que en 1997.

En 2012, el científico británico Stephen Wolfram publicó un artículo en su blog titulado The Personal Analytics of My Life donde recopila la cantidad de emails recibidos y enviados en más de una década. En 2012 alcanzó una media de 350 emails recibidos y más de 50 enviados al día. ¡wow!

Imagen 2. Comparación de emails enviados y recibidos al día desde 1990 a 2012.

Cuando históricamente el acceso a la información ha sido un elemento clave para el desarrollo, la contemporaneidad demanda la adquisición de competencias orientadas, por un lado a focalizar y priorizar información de calidad y relevante así como a acompasar los tiempos y la selección del medio por el que realizar la comunicación.

Uno de los grandes retos en los ámbitos profesionales pasa por tener empresas e instituciones más ágiles y en definitiva más eficaces, porque en el camino de la facilidad de acceso y de producción de información, hemos perdido en intangibles como la capacidad de síntesis, la pertinencia de la conversación, la medida de los tempos y la empatía con el receptor. En una visión más drástica, se ha acuñado la frase:

Email is where knowledge goes to die

Imagen 3. Dilbert. The Long Email

PD Quote: “I never could have done what I have done without the habits of punctuality, order, and diligence, without the determination to concentrate myself on one subject at a time”. CHARLES DICKENS