El hombre de una virtud superior es como el agua.

El agua procura hacer el bien a todos los seres sin luchar.

Vive en los lugares que detesta la locura.

Entre todas las cosas que conforman el mundo, el agua es el elemento más blando y más débil y, sin embargo, puede quebrar lo más duro y lo más resistente, ¡nada puede vencerla!

Por eso nada puede reemplazar al agua.

Lo que es débil triunfa sobre lo que es fuerte.

Lo que es blando triunfa sobre lo que es duro.

Lao-Tse